¿Qué es Tapalim?

El proyecto TAPALIM, que significa “Tapalqué Limpio” surge por la necesidad de minimizar los impactos negativos que generan los residuos sólidos urbano en el ambiente al realizar la gestión integral de los mismos. TAPALIM consiste en una planta en la cual, desde su puesta en marcha el 11 de julio de 1997, se desarrollan tareas mediante procesos que permiten la recuperación de materiales de los residuos sólidos urbanos y el reciclado de la materia orgánica en lombricompuesto. De manera constante en el tiempo se fueron incorporando equipos para mejorar y optimizar su funcionamiento, promoviendo la separación en origen tendiente a la economía circular.
La creación de esta planta implicó considerar objetivos ecológicos, sociales, económicos y técnicos.

Ecológicos
⦁ evitar la contaminación y degradación de nuestro habitat.
⦁ contribuir a la utilización regional de los recursos naturales reincorporando materia prima al ciclo productivo mediante el reciclado.
⦁ eliminar el basural a cielo abierto y con ello el principal foco de contaminación del suelo, aire y fundamentalmente el agua.

Sociales
⦁ generar empleos en una actividad socialmente muy útil.
⦁ promover conductas y hábitos conservacionistas.
⦁ Mejorar la calidad de vida de la población.

Económicos
⦁ involucrar algún proceso productivo sobre los materiales recuperados

Técnicos
⦁ incorporar y adecuar tecnologías a la realidad de nuestro Distrito y así generar una tecnología local viable.

Un poco de Historia

Antiguamente los residuos domiciliarios generados en la localidad de Tapalqué se depositaban en distintos predios sin aplicar ningún tratamiento ni preselección. Esto originó basurales a cielo abierto, causantes de serios problemas ambientales a los barrios cercanos: olores nauseabundos, proliferación de roedores e insectos, y malestar en los vecinos por voladuras de materiales livianos y el humo de la quema de la basura. Además, se constituían en un riesgo sanitario, ya que se los relaciona con más de cuarenta enfermedades, y son foco de contaminación del suelo, aire y el agua; los lixiviados de los residuos podrían percolar hacia las reservas acuíferas de las cuales se abastece parte de la población, y a pocos metros dista el Arroyo Tapalqué, fuente de la toma de agua para la ciudad, y área de recreación y balneario. Es así que se toma la firme decisión política de solucionar el problema del basural a cielo abierto, y el ejecutivo municipal asume la responsabilidad que le cabe respecto de gestionar un modelo de tratamiento de residuos. Se opta por un modelo participativo, en el cual la comunidad tiene un papel importante ya que resulta el puntal del proyecto a través de la selección en origen.
Se realizó un estudio de factibilidad técnica para poder adaptar la tecnología existente a la realidad local, se analizaron las variables y se elaboró el proyecto. Para ello fue necesaria la articulación de diferentes áreas municipales y con representantes de varios sectores de la comunidad. Como no se tenía gran experiencia en el tema, se recurrió al Servicio Alemán de Expertos Señor, cuyo Ingeniero Gottfried Kochendörfer, con un amplio currículum y conocimiento en planificación, construcción y manejo de instalaciones para la eliminación y depósito de los residuos, llegó a la localidad de Tapalqué para asesorar en la implementación del proyecto. Tapalim inició sus operaciones el 11 de Julio de 1997.
Acompañando los cambios que se producen en materia de gestión de residuos y a nivel local en las actividades de la ciudad, nos encontramos trabajando en una nueva ubicación para la planta tendientes a la mejora y optimización del sistema.
En estos 22 años de la puesta en marcha del proyecto se ha realizado un seguimiento del mismo realizando caracterizaciones en: cantidad y composición de residuos, participación ciudadana y evolución del material comercializado.

Una reseña de lo recuperado hasta la fecha, se muestra en la siguiente infografía:

¿Cómo funciona Tapalim?

El proyecto TAPALIM se pone en marcha diariamente en el domicilio de cada uno de los vecinos de Tapalqué porque separan en origen la basura en tres bolsas:
⦁ Residuos compostables: restos de comida, yerba, pasto, papeles pequeños y mojados.
⦁ Residuos reciclables: latas, envases de vidrio, plásticos, papel, cartón, trapos y otros elementos inertes.
⦁ Residuos patogénicos: pañales, algodones, vendas, jeringas, agujas.
La recolección se realiza de domingos a viernes a partir de las 19 hs. Una vez que las bolsas ingresan a la planta, se descargan en una tolva con piso móvil trasladándola a una cinta de clasificación manual previo paso por un abridor de bolsas. Los residuos seleccionados por tipo según su destino van por troneras a bolsones o recipientes contenedores paso posterior es el acondicionamiento.

Tratamiento de inorgánicos:
Los componentes de la fracción, que llamamos reciclable, son tratados de diferentes formas:
⦁ Los papeles y cartones se prensan por separado formando fardos de cartón y papel.
⦁ El vidrio se reclasifica en botellas de sidra y mezcla, triturándose esta última.
⦁ Las latas de aluminio se separan de las de hojalata y se embolsan sin prensar.
⦁ Los envases plásticos se seleccionan y prensan.
⦁ Se separan los textiles los que se embolsan.
Estos materiales recuperados de la fracción inorgánica se comercializan en las industrias recicladoras.
⦁ Las pilas se recolectan en un circuito diferente al resto de las basuras domiciliarias. En los comercios de la ciudad hay cajas, con la identificación correspondiente, para que los vecinos tiren allí las pilas usadas. Mensualmente se recolectan y en la planta se colocan en bidones o tambores de plástico y se acopian en boxes, con la finalidad de tener un control sobre ellas y a la espera de alguna tecnología que las recicle o recupere, o contar con una celda de disposición final.

Tratamiento de patogénicos:
La fracción de residuos patogénicos con origen hospitalario, es incinerada en un horno pirolítico,

Tratamiento de orgánicos:
Una vez que se extrajeron los materiales anteriores queda en la cinta de clasificación la fracción orgánica que cae por una tronera hacia un carro volcador que se acondiciona en una cama de compostaje, permanecerá 45 días aproximadamente al cabo de los cuales se trasladan a los camellones de lombricultura, que son estructuras de 3 m x 1,5m de madera. Aquí se incorporan las lombrices rojas californianas (Eisenia foetida) cuya característica fundamental es su capacidad de alimentarse de los residuos compostados y excretarlo en forma de tierra fértil. Esta se comercializa, es utilizada como abono orgánico por sus excelentes cualidades como mejorador de suelos.
A pesar de que esta especie de lombriz tiene una alta tasa reproductiva, se construyó una cámara de cría para mantener un stock permanente alimentadas con estiercol. Inicialmente se comenzó con aproximadamente 500.000 lombrices.
De esta cámara se van extrayendo y sembrando en los camellones para que procesen los residuos.
El agua residual y los lixiviados producidos por la materia orgánica son llevados a una depuradora verde. Este sistema de tratamiento biológico depura el agua por la acción de plantas acuáticas, en nuestro caso, totoras, que junto a microorganismos del suelo forman un ecosistema especial llamado phragmitetum.
TAPALIM cuenta con boxes exteriores donde la población puede llevar sus residuos.

Esquema que muestra de manera simplificada el funcionamiento del sistema

¿Cómo separamos y cuándo sacamos?